PERSPECTIVAS ECONÓMICAS

Una economía en proceso de ajuste, llena de retos y desafíos, será lo que Colombia enfrentará en el 2017, después de un año agitado, impactado por sucesos políticos, sociales, climáticos y económicos como: la paz, el paro camionero, la reforma tributaria, el fenómeno del Niño, la reducción de los ingresos derivados de la caída del precio del petróleo y de otros sectores de la economía registrados desde el 2014 y el déficit en la cuenta corriente, lo cual no ha permitido un repunte real de la economía nacional.

Expertos de distintas entidades nacionales e internacionales han hecho sus pronósticos de los principales indicadores económicos para el país, destacando que el crecimiento económico para el año 2017 estará entre el 1.5% y el 2.8%, siendo Acciones y Valores, y Corficolombiana las más optimistas. Otros organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), plantean un 2.7% y 2.5%, respectivamente.

A nivel macroeconómico, una de las variables que mayor preocupación causa en el ámbito nacional es la inflación, la cual se espera retome su comportamiento positivo menor al 6%, esto debido a varios factores como la corrección de los precios de los alimentos, el menor impacto de la devaluación del peso en los precios y la disminución de la demanda por el incremento de las tasas de interés, por tal motivo, se espera que en el primer semestre de 2017 la inflación llegue a un 4%, lo que podría motivar al Banco de la Republica a reducir las tasas de interés y, con esto, incentivar el consumo.

Dos grandes incógnitas del 2016 verán la luz en el nuevo año: el posconflicto y la reforma tributaria. La primera, se espera que ponga en marcha cada uno de los puntos aprobados en el acuerdo de paz, permitiendo generar un cambio social e incentivar algunos rubros económicos como el turismo y la agroindustria; y la segunda, una reforma tributaria que de no implementarse probablemente impulsará un alza del dólar al disminuir la calificación del país, generando así más devaluación y una mayor inflación.

En cuanto al petróleo, se convirtió en la variable más difícil de pronosticar, por ende, los expertos son muy conservadores frente al tema y esperan que el precio del crudo se sostenga en el primer semestre en 50 dólares el barril. Otro indicador de gran relevancia y cuidado es la tasa de desempleo, siendo ubicada por los analistas en un rango entre el 9.2% y el 11.9%.

El gran motor que dinamizará la economía en el 2017 será nuevamente la construcción, siendo impulsada por las obras civiles y/o concesiones 4G, las cuales se darán, en gran medida, por inversión pública a través de mecanismos como Asociaciones Público Privadas (APP), que permitirán desarrollar importantes obras de infraestructura, de mejoramiento de los servicios públicos y de obras que permitan facilitar la logística, haciendo que la economía privada crezca a mayor velocidad, volviéndola más productiva y competitiva; así mismo, atraerá mayor inversión extranjera, estimulará la inversión nacional y promoverá el empleo en varias regiones del país.

Referente a la vivienda en Santander, se visualiza un año estable y expectante por la reducción de las tasas de interés y por los subsidios otorgados por el gobierno bajo los programas de “Mi casa ya”, los cuales incentivarán la adquisición de la misma. Además, se espera la reposición de la oferta VIPA, un crecimiento de la vivienda No Vis entre un 2% y 5% y un mayor porcentaje de desistimientos.

A nivel político, Colombia abre las puertas a las preelecciones presidenciales y parlamentarias, aunque expertos afirman que en nuestro país estas no generan mayor impacto en la economía, diferente a lo que se puede esperar por medidas externas, como la gran incertidumbre por las nuevas políticas económicas y comerciales que pueda adoptar Estados Unidos con Donald Trump al poder y el cambio de postura monetaria de la reserva federal de los Estados Unidos.

Concluyendo, esperamos un 2017 exigente, el cual debe ser capaz de sanear la política fiscal y monetaria, enfocado en la erradicación de la pobreza, generación de mayores oportunidades de empleo, aumento de las condiciones logísticas para tener mayor competitividad nacional y acciones que promuevan el fortalecimiento de la clase media, con el fin de incrementarla y mejorar sus ingresos, generando así estabilidad al país y mayor capacidad de previsión a futuro.

Ultimas Editoriales

EL REGISTRO ABIERTO DE AVALUADORES
............................................
EL CRECIMIENTO URBANO SOSTENIBLE
............................................
SECTOR INMOBILIARIO DEMOSTRÓ SER CLAVE PARA IMPULSAR EL DESARROLLO ECONÓMICO DEL PAÍS
............................................
30 AÑOS REGISTRO NACIONAL DE AVALUADORES – RNA
............................................
PERSPECTIVAS ECONÓMICAS
............................................

LONJA DE PROPIEDAD RAIZ DE SANTADER LONJA DE PROPIEDAD RAIZ DE SANTADER